Archivo de etiquetas| mejillón

TAPA FRIA : “MEJITO”

“MEJITO”

PINCHO DE MEJILLÓN EN ESCABECHE

DESCRIPCIÓN: mejillón en escabeche entre dos mitades de tomate cherry y presentado en pincho de bambú

Ingredientes: para 16 pinchos

  • 1 lata de MEJILLONES EN ESCABECHE
  • 16 TOMATES CHERRY cortados por la mitad a lo largo
  • 1 paquete de MEZCLA DE LECHUGAS

Preparación:

  • Inserta en un pincho de bambú 1 mitad de tomate cherry, un mejillón en escabeche y otra mitad de tomate cherry (ver foto).
  • Para montarlo como tapa, pon un poco de mezcla de lechugas en el fondo del recipiente donde lo vayas a servir. Rocíala con unas gotitas del líquido de los mejillones y coloca encima el pincho de mejillón con tomate cherry.

     

COMENTARIO DE CARMYLA

Este es un pincho sencillo, sano y sabroso, como a mi me gustan: verdura y mejillón en escabeche. Esto es todo lo que necesitas para hacer este picho que está para chuparse los dedos.

La combinación de sabor y color del mejillón en escabeche con el tomate cherry y las lechugas es genial.

Te va a dar mucho juego tanto en un buffet frío como en una cena improvisada. Se hace en 5 minutos y te hace quedar de maravilla con tus invitados.

Saludos de Carmyla.

Anuncios

TAPA FRÍA “PRINGOSIN”

EMPAREDADO “PRINGOSIN”

DESCRIPCIÓN: emparedado de bonito en aceite, mejillones en escabeche, cebolleta y mezcla de lechugas.

Ingredientes: para 16 pringosines

  • 8 rebanadas de PAN DE MOLDE
  • 1 lata de ATÚN EN ACEITE
  • 1 lata de MEJILLONES EN ESCABECHE
  • 1 CEBOLLETA fresca (de las pequeñitas con tallo largo)
  • 1 paquete de MEZCLA DE LECHUGAS

Preparación:

  • En un bol pon el atún en aceite (escurrido, sin el aceite), los mejillones en escabeche (sin escurrir, con su liquido) y la cebolleta fresca cortada en aritos.
  • Corta las lechugas en juliana y añadelas al bol.
  • Dale bien vueltas para que se mezclen bien todos los ingredientes,
  • Pon 4 rebanadas de pan de molde encima de un plato y reparte sobre ellas la mezcla de ingredientes que has hecho en el bol.
  • Tápalas con las otras 4 rebanadas de pan.
  • Corta cada emparedado en 4 triángulos (ver foto).

COMENTARIO DE CARMYLA

El nombre de este emparedado puede hacerte pensar que es una bomba de calorías, pero nada más lejos de la realidad.

En su elaboración, he retirado el aceite del atún pero he conservado el líquido de los mejillones en escabeche. Este líquido es un poco “pringoso” porque mancha bastante, pero su contenido en grasa es muy bajo.

A estas alturas ya te habrás dado cuenta de que este emparedado, a parte de sencillo de elaborar y delicioso, es de lo más sano y equilibrado por su contenido en hidrato de carbono (pan), proteína de primera calidad (atún y mejillones) y verdura (lechugas).

Dísfruta de esta mezcla de sabores y … cuidado que no te manches !!!

Saludos de Carmyla.

Tapa caliente de TIGRES

TIGRES

DESCRIPCIÓN: Croqueta de mejillón

Ingredientes: para +/- 20 tigres

  • ½ l de LECHE SEMI-DESNATADA
  • 1.5 cucharadas de ACEITE DE OLIVA
  • 1.5 cucharadas de MARGARINA o mantequilla
  • 3 cucharadas rasas de HARINA
  • ½ kg de MEJILLONES
  • 1 CEBOLLA picada muy fina
  • 20 cucharaditas de TOMATE FRITO
  • 1 paquete de PAN RALLADO
  • 2 HUEVOS batidos con una pizca de sal
  • ¼ l de ACEITE DE GIRASOL
  • SAL, PIMIENTA y NUEZ MOSCADA al gusto

Preparación:

  • Lava bien los mejillones y retira las “barbas” (desecha los que ya estén abiertos o rotos para evitar intoxicaciones).
  • Ponlos en una cazuela, a fuego fuerte, hasta que se abran (desecha también los mejillones que hayan quedado cerrados).
  • Escúrrelos pero no te olvides de guardar el líquido que han soltado los mejillones (porque lo vas a utilizar más tarde para darle sabor a la salsa besamel). Pasa este líquido por el colador para retirar impurezas o trocitos de valva y resérvalo.
  • Separa las valvas de los mejillones y reserva la valva de arriba (a la que no está unida el mejillón) porque luego la vamos a rellenar con salsa besamel.
  • Desprende los mejillones de la otra valva, córtalos en trocitos muy pequeños y resérvalos en un plato, cubiertos de plástico de cocina (preferentemente en el frigorífico), hasta que los vayas a utilizar. Esta valva no la vamos a utilizar.
  • Ahora tienes que preparar la salsa besamel.
  • Para ello, calienta en un cazo la leche, a fuego lento, para que no se agarre.
  • En una sartén pon a freir la cebolla en el aceite y la margarina, a fuego lento, hasta que quede transparente.
  • Añade la harina y mézclala bien hasta que tome toda la grasa.
  • Echa una cacilla de leche, ponlo a fuego medio (en mi vitrocerámica lo pongo entre el 6 y el 7) y remueve constantemente hasta que la leche se ligue bien con la harina. Repite este paso, cacilla a cacilla, hasta que hayas utilizado toda la leche y consigas una salsa besamel uniforme, fluida y sin grumos. Recuerda que no debes dejar de remover bien para que no se pegue y la salsa quede bien ligada (se te cansa un poco el brazo, pero vale la pena).
  • Añade los trocitos de mejillón y media taza del líquido de los mejillones que tenías reservado y sigue removiendo durante unos 10 min.
  • Prueba la besamel y rectifícala de sal si es necesario (el líquido del mejillón es muy salado, así que ten cuidado de no añadir mucha sal). Ponle pimienta y nuez moscada al gusto y deja que se termine de cocinar durante otros 10 min. sin dejar de remover (a estas alturas ya casi no sientes el brazo, jaja).
  • Retira la bechamel del fuego, dejala que se enfríe bien y ponla en el frigorífico durante un par de horas o hasta el día siguiente. (Si la dejas sin tapar se secará la capa de arriba. Es mejor que la cubras con plástico de cocina para evitarlo)
  • Para rellenar los mejillones, pon en el fondo cada valva de mejillón una cucharadita de tomate frito. Rellénalas con una cucharada colmada de besamel. Ten cuidado de apretar bien la masa a los bordes de la valva del mejillón para que quede bien sellado y no se salga al freirlos (con la cuchara boca a bajo, arrastra la masa desde el centro hacia los bordes).
  • Prepara un plato con el pan rallado y otro con el huevo batido para rebozar los mejillones (solo por la parte de la besamel). Pasa el mejillón primero por pan rallado, luego por el huevo y por último, otra vez por el pan rallado. Vete reservándolos en un plato.
  • Frie los “tigres” en una sartén alta o en una freidora (para que queden bien sumergidos en el aceite), a fuego medio, con la valva hacia arriva, hasta que queden bien doraditos.
  • Ponlos en un plato cubierto con papel de cocina para que suelten el exceso de aceite y luego pásalos a la fuente o el recipiente dónde los vayas a servir.

COMENTARIO DE CARMYLA

Los mejillones son una fuente de proteínas marinas de alta calidad, de minerales (yodo, hierro, calcio,sodio, fósforo y magnesio) y vitaminas (principalmente vit E y vit B). Además son muy bajos en calorías, 67 kcal por 100g. Por ello son muy recomendables para el buen funcionamiento del metabolismo y en dietas bajas en grasa.

Esta receta es muy especial. Parece un poco complicada, pero una vez que le has cogido el punto a la consistencia de la salsa besamel, es coser y cantar. Resulta una tapa muy especial tanto para niños como para mayores.

Es verdad que no es precisamente baja en calorías, pero siempre nos podemos dar un gustazo si nos servimos el tigre acompañado de una buena ensalada.

Saludos de Carmyla.

Curiosidades culinarias: Calcinación de la concha del Mejillón

CALCINACIÓN DE LA CONCHA DEL MEJILLÓN

España es el primer productor mundial de concha de mejillón. Hasta hace poco, las miles de toneladas de conchas que se producían anualmente resultaban un estorbo insoportable que acababan en un conjunto de vertederos controlados o, en el peor de los casos, no controlados, constituyendo un serio problema para el medio ambiente.

Una solución para este problema ambiental es la transformación de estas conchas de mejillón en carbonato cálcico.

Este carbonato cálcico sirve como materia prima para numerosos procesos industriales: obtención de cal viva (CaO), industria cementera, industria papelera, industria del vidrio, estabilización de bases de carreteras, fabricación de piensos, abonos y fertilizantes… Se trata, en definitiva, de aprovechar los valores del carbonato cálcico, del que está compuesta la concha del mejillón en un 90%. El resto es sílice y fosfatos.

En la planta de tratamiento, el primer paso es retirar el contenido salino de la materia prima (concha de mejillón y de otros moluscos bivalvos) mediante un lavado con agua dulce.

El producto lavado se calcina en un horno rotativo a contracorriente, a una temperatura entre 400 y 500 ºC, para eliminar la humedad y la materia orgánica.

Finalmente, el producto se muele para adaptar la granulometría del producto a las exigencias de cada aplicación.

El resultado de este proceso es la obtención de carbonato cálcico de un 94% de pureza.

Los gases que salen del horno de calcinación están a una temperatura de unos 200 ºC y contienen, aproximadamente, 4 g/Nm³ de carbono orgánico total y un elevado contenido de humedad (16% vol.). Los compuestos orgánicos emitidos son, principalmente, aceites y compuestos azufrados.

Esto provoca un grave problema de olores (definido como “olor a pelo quemado”) que hace imprescindible su tratamiento si se desea que el proceso sea viable. Además, estos gases contienen gran cantidad de polvo.

Debido a la baja concentración de compuestos orgánicos y al elevado caudal de gases a depurar (del orden de 20.000 Nm³/h), la técnica más adecuada para esta aplicación es la oxidación térmica regenerativa (termorreactor).

Pero, antes de introducir los gases en el termorreactor, será necesario eliminar el polvo que contienen mediante un filtro de mangas que soporte temperaturas de hasta 240 ºC.

Los gases emitidos tienen un contenido de carbono orgánico total inferior a 10 mg/L y están exentos de olores.

Este artículo ha sido tomado de la página web de BLUER, S.L. (empresa especializada en instalaciones industriales dedicadas a la depuración de gases contaminados con compuestos orgánicos volátiles COV’S)